18 enero 2013

Los hijos de Trump a pleno sol estéño

Filed under: Promociones — admin @ 11:35

 

Ivanka y Eric representaron a su padre, Donald Trump, en Punta del Este

Trump

“Hablé con mi padre esta mañana del éxito de las últimas 24 horas en este lugar y él me interrumpió y me dijo: ‘me estoy congelando en Nueva York, y vos en la magnífica y calurosa Punta del Este. Hay algo que no está funcionando, Ivanka’”. Con esas palabras, la hija del magnate Donald Trump se dirigió al público y a la prensa que se concentró sobre el mediodía de ayer en la rambla de la playa Brava de Punta del Este para asistir a la inauguración del predio y oficina de ventas de la futura Trump Tower, uno de los más de 70 proyectos de obra en altura que se están desarrollando en Punta del Este.
La definición de Ivanka y el deseo del padre de huir del frío se justificaban. El calor de ayer al mediodía era insoportable. Luego de una espera de más de una hora del horario fijado, Eric Trump (29 años, pelo rubio peinado hacia atrás) y su hermana Ivanka (31 años, piernas largas y flacas y un andar de ciervo) aparecieron frente a la oficina de ventas que funge como fachada de lo que todavía es un baldío. Música de chill out. Ursos de seguridad con traje negro y frente perlada de sudor. Un ambiente de show en medio del Sahara.
Entre el público se distinguió al ex presidente Jorge Batlle y su esposa, Mercedes Menafra, a la ministra de Turismo, Lilián Kechichián, la embajadora de Estados Unidos, Julissa Reynoso, y a autoridades de la Intendencia de Maldonado.
Primero habló brevemente Eric: “Lo que vamos a hacer aquí será increíble: el mejor edificio de Sudamérica”, fue lo más destacable que dijo. Luego habló su hermana mayor. “Es un verdadero placer estar aquí, con Eric. Estamos sorprendidos de cuán sorprendente es el Uruguay, el espíritu de este país, la energía de su gente, la belleza del paisaje que tenemos frente a nuestros ojos”, dijo Ivanka, extendiendo la mirada más allá del asfalto de la rambla y posando sus ojos sobre los médanos de la costa.
Los Trump ponen la marca familiar en Punta del Este, pero los inversores son un grupo argentino llamado YY Development, quienes para fines de febrero esperan tener un tercio del edificio vendido.  Se trata de una lujosa torre con visión de 360 grados y vista al Atlántico en una zona de la costa donde los edificios de altura han venido creciendo como hongos. Para distinguirse de la competencia cercana, YY Development apuntó a un nombre fuerte en el mundo de los bienes inmobiliarios a nivel global. “Es la marca más prestigiosa del real estate en el mundo”, dijo Moisés Yellati, uno de los responsables de YY Development.

Fuente: “El Observador”